Home

Día viernes y el trabajo es el trabajo, sin embargo Claudio se da maña para leernos “la ruta de bares clandestinos“. Aparecen sectores que me son entrañables, Matadero, Avenida Matta, plaza Bogota. Quedamos anonadados y extasiados con las “razones sociales” de los clandestinos:  “El cabeza de peso”, “La Parroquia”, “Donde Chicho”,  son algunos de los nombres que recuerdo ahora.

De “La Parroquia” hay una narración que te deja alucinado. Al parecer el antro la llevaba con sus dos puertas falsas que cerraban un muro, las claves de timbres que permitían el acceso  que seguían con atención los parroquianos, y el peligro de la ronda de “los pacos”. Claudio se entusiasma y aquel desborde de criollismo urbano-popular prosigue con una inesperada y gozosa identificación de sus más celebres parroquianos:  El pobre Toto, Don Albino, el pelao Magallane’, el negro San Martín, Don Pablo-cuñado-del-zapatero-del-callejón, el huaso mondaca y “su cogote de yegua” (una guitarra).

Claudio decide reenviar tan valiosa información a Pato Carvacho, solicito agregue el email de mi madre, nacida y criada en el sector de inmigrantes y famainos (FAMAE) del barrio San Ignacio. Jaime queda marcando ocupado y propone sacarle trote a una propiedad que tiene en Pedro Lagos con Zenteno, barrio de imprenteros y talabarteros. Por atrás del Barros Borgoño. Pero esa ya es otra historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s